Conservación
Situación actual
Normas de Whalewatching
Áreas Marinas Protegidas
Caza de Ballenas
Convensiones IWC/CITES
Industria del cautiverio
Formas de Cautiverio
Justificaciones
Delfinoterápia
Impacto del Cautiverio
Pos. del CMMR Leviathan
Legislación
Cautiverio en Chile
Ultimos datos
Capturas y Matanzas
Preguntas Frecuentes
¿Qué puedo Hacer?
El desconocido BYCATCH
Progr. TURISMO SEGURO
Proyecto ARCHAE
Programa Varamiento
Colabora con Leviathan

IMPACTO DE LA INDUSTRIA DEL CAUTIVERIO


A diferencia de lo que muchos investigadores de vida silvestre creían, y el conocimiento popular, la industria del cautiverio tiene un impacto tan grande como negativo en la conservación de las poblaciones silvestres. Los individuos capturados son sometidos a un ambiente que resulta fatal para la mayoría, mientras que las poblaciones silvestres son sistemáticamente afectadas por tanto las extracciones como por la forma en que éstas son llevadas a cabo. Poblaciones enteras de delfines han desaparecido a causa de la presión por abastecer con delfines a la industria del cautiverio.

Resumen Comparativo Supervivencia post-captura Formas de Captura
Experiencia Mexicana Experiencia en Chile Adiestramiento

 

Cuadro comparativo de delfines y ballenas libres y en cautiverio

Delfines en estado silvestre en su ambiente natural
Delfines extraidos del ambiente silvestre, o nacidos en cautividad, mantenidos en cautiverio
Delfines pueden vivir hasta 55 años.
53% muere en los primeros 3 meses
Orcas viven hasta los 90 años.
Promedio de vida es de 5.2 años
Forman una sociedad compleja en la que mantienen lazos familiares de por vida.
Los lazos que pueden unido a un clan familar de delfines, son rotos al extirpados de su ambiente. A menudo se encuentran solitarios en tanques o estructuras inapropiadas. Muchos sufren enfermedades relacionadas al stress, y se han regostrado suicidios.
En un día, pueden superar los 100 km de nado y 500 metros de profundidad.
Pueden estar confinados legalmente (EE.UU.) en tanques de pequeño tamaño y escasa profundidad.
Viven en agua salada (de mar), cuya salinidad varía en forma natural dependiendo de la ubicación geográfica, y está compuesta por mucho más que sólo agua y sal.
Viven en agua salinada y clorada, tratada químicamente de forma que sea estética ante los turistas, pese a que los químicos empleados ocasionan ceguera y son altamente tóxicos al ser injeridos.
Usan el sonar para "ver" en ambientes de poca visibilidad y cazar su comida.
Inhabilitados de usar el sonar en forma normal pues el sonido rebota en las paredes de los tanques.
Pueden reproducirse cada 2-3 años, comenzando su madurez reproductiva a la edad de 14-16 años. Promedio de crías durante la vida = 6-7.
Al menos 1/3 de los recién nacidos en cautiverio muere. La reproducción en cautiverio es muy baja, razón por la que persisten las capturas de delfines silvestres. Promedio de crías durante la vida: menos de 1.
Los delfines libres no saltan a través de aros para pedir alimento como recompensa y no llevan personas "de paseo" en sus aletas. Los saltos y golpes en el agua con las aletas, son parte de una comunicación corporal cuyo significado recién empezamos a comprender. Hacen trucos físicos que no son naturales en ellos, porque tienen hambre.
Cazan peces vivos en complejas estrategias grupales que mantienen su jerarquía y vínculos sociales. Son alimentados de peces muertos que son obligados a injerir, siempre en pocas cantidades para mantener el control sobre el delfin mediante el hambre.


Supervivencia en cautividad de delfines extirpados del ambiente silvestre

Número de delfines capturados
Número de sobrevivienes
(en 1995)
2373 Delfines Nariz de Botella
del Atlántico.
269 permanecen con vida.
76 Belugas
29 permanecen con vida.
110 Delfines de Flancos Blancos
del Pacífico
21 permanecen con vida.
50 Orcas
11 permanecen con vida.
40 Delfines comunes
1 permanece con vida.
96 Delfines de hocico largo
0 permanece con vida.

Estadística tomada del Servicio Nacional Marino y Pesquero en Abril de 1995 (EEUU). Estas estadísticas son comlejas y posiblemente no revelan en toda su magnitud, el enorme impacto que tiene la vida en cautiverio para los delfines. La razón es simple, la muerte de un delfin conlleva un desmetro en el prestigio del establecimiento, por lo que éstos utilizan todas las formas posibles para ovultar estas muertes. Así, los animales mertos en cautiverio, son frecuentemente reemplazados con animales semejantes pero capturados ilegalmente a espaldas de las autoridades y el público en general.


Formas de Captura y su Impacto
Algunos de los métodos de captura utilizados en EEUU y Japón fueron revisados en el documento para la Whale and Dolphin Conservation Society  escrito por Jerye Mooney, "Captive Cetaceans, a handbook for campaigners", basado en reportes de diferentes investigadores y descripciones de personas ligadas a la industria de las capturas y cautiverio. En ellos se describen las

La especie de delfín Tursiops Truncatus del Atlántico se ha capturado fácilmente en aguas poco profundas del Golfo de México y Florida. Para ellos se utilizan lanchas que acorralan al grupo. Una vez rodeados, se encierran en una red que a penas les permite mantenerse a flote para respirar. Al cerrarse la red los delfines comienzan a tirarla, aumentando el riesgo de quedar atrapados en ella y de ahogarse. Luego suben uno a uno a los animales al bote para medirlos, examinarlos y seleccionarlos según las necesidades de los delfinarios: Los más grandes se seleccionan con fines de reproducción y los jóvenes de 3 a 5 años para entrenamiento.

Para cazar animales en altamar, entre ellos, Ballenas Grises, Orcas Bastardas, Belugas, Delfin de Flanco Blanco del Pacífico y Calderones. Al salir el animal a respirar mientras nada, se le arroja la red enredándolo en ella y amarrándolo a un flotador para su recuperación. Técnicas más primitivas se utilizan a veces, en las que el animal es amarrado por la cola al barco para transportarlo.

Las Belugas han sido capturadas desde 1967 exclusivamente por la firma  "Nanuk Enterprises de Hudson Bay" . Su método es aún más cruel que los ya mencionados. A sus participantes se les llama "Cold Water Cowboys" (Vaqueros de aguas frías), por subirse a las espaldas de las belugas para someterlas, luego de haberlas amarrado. Estas capturas se llevan a cabo en los meses de verano, cuando las belugas se congregan en los estuarios más cálidos para alimentarse. A juzgar por su tamaño y color, las belugas capturadas tienen entre 3 y 5 años de edad. Sin embargo, el delfinario Mystic Marinelife adquirió una beluga de 1 año. Estas capturas destruyen el ambiente de protección que dan las madres a sus crías, quienes se mantienen a su lado hasta los 5 años de edad. Los acorralamientos aumentan los riesgos de separar a las parejas madre-cría, e inducen abortos espontáneos y varamientos de individuos.

En el caso de las Orcas, el método consiste en emboscar al grupo obligándolo a dirigirse hacia aguas poco profundas, donde se les arroja una red alrededor del hocico, atrapando finalmente a todo el grupo. Ocasionalmente se han utilizado explosivos para dirigir a las orcas a bahías de aguas poco profundas.El autor Erich Hoyt describió en 1990 las reacciones que él observó en las orcas al ser capturadas entre las redes: "Cuatro orcas vocalizaban bramidos de tonos desesperanzados, eran llamadas de angustia. Los sonidos eran muy fuertes. Bajo el agua habrían alcanzado unas 7 millas, en la superficie, bajo condiciones ideales, quizás unos pocos cientos de yardas".
Se han capturado muchas orcas de menos de dos años. El alejamiento de animales tan jóvenes de sus madres frecuentemente trae un estrés significatico para el juvenil. El científico de orcas Peter Olesiuk explica que la población parece ser más sensible a la remoción de juveniles que de individuos maduros, debido al gran valor reproductivo de los juveniles en comparación al de las hembras adultas. Además, "La muerte de la madre aumenta la probabilidad de muerte del hijo. Este puede continuar asociándose a sus hermanas por un tiempo, pero ocasionalmente muere poco después de la madre."

Todas las Orcas Bastardas de los acuarios de EEUU se adquirieron a través de cazas llevadas a cabo por japoneses en Taiji y Islas Iki, o directamente vía acuarios japoneses. El mismo presidente de Marine World, Michael Demetrious, confirmó en 1993 que cada mamífero marino capturado en la costa de Japón fue acorralado y llevado hasta la costa.
La industria japonesa de captura de mamíferos marinos está formada por uniones locales de pescadores. En un principio la caza se restringía a los meses de octubre y abril, bajo el objetivo de "control de depredadores", basado en la creencia de que varios delfines y ballenas competían con los pescadores. Sin embargo hoy existe durante todo el año la industria de captura para delfinarios, quienes defienden las adquisiciones clamando que ellos "rescatan" a los animales de ser vendidos como carne, cuando en realidad, de acuerdo a los habitantes locales, ellos mismos subsidian estas cazas, que no podrían llevarse a cabo de otra forma.
Muchos animales destinados a parques marinos desde Japón han muerto poco después de ser transportados. Se reportaron brotes de enfermedades infecciosas en delfines, cuya mortalidad es casi de 100%.

En informes exigidos por la Marine Mammal Commission se estimó que por cada animal apresado, se acorralan, manipulan y sueltan 3 o 4 más. Así lo muestra también la siguiente tabla referida a la captura de Belugas en EEUU :

Destino de los animales capturados
Número de belugas capuradas y temporalmente retenidas
(en 1995)
Mystic Aquarium y
New York Aquarium, 1984
Cazó 14 belugas para obtener 4
Mystic Aquarium, 1985 Cazó 10 belugas para obtener 2
National Aquarium de Baltimore y
New York Aquarium, 1987
Capturaron 10 belugas para obtener 3. Dos fueron cazadas por más de 1 hora.
Sea World, 1988 Capturó 18 para obtener 4
Shedd Aquarium, 1992 Capturó 24 para seleccionar 4.


La gente de Shedd Aquarium notó que "Al acercarse los botes hubo una variedad de respuestas de los animales. Pareciera que las tácticas evasivas de cada beluga dependen de su anterior exposición a capturas. Aquellas previamente cazadas reaccionarían con giros y nados más rápidos." Esta conclusión puede aplicarse a otras especies de cetáceos, particularm,ente cuando los juveniles y hembras son capturados en niveles mucho mayores que el resto.



Más información acerca de las cazas de delfines: www.bluevoice.org

 


Adiestramiento o Entrenamiento
En el show que presentan los delfinarios, los delfines parecen ansiosos de complacer a los entrenadores y listos para ejecutar cualquier truco que les pidan. El mismo  entrenador que preparó al famoso Flipper, y entrenó a otros delfines en Sea-aquarium, luego de desilusionarse de esta industria, revela: "Porque el delfín está hambriento. Los delfines llevan a cabo los trucos porque sólo en esas circunstancias son alimentados. Una de las primeras cosas que aprende un entrenador acerca de los delfines es que ellos no actúan inmediatamente a menos que tengan hambre. Por eso los delfines son alimentados durante el show. Cada vez que el delfín hace algo bien, el entrenador toca el pito y le lanza un pescado. Ellos saben lo que tienen que hacer porque han sido entrenados para esperar un pescado si lo hacen bien. De hecho, a menudo son ellos mismos los que empiezan con el show cuando están hambrientos. Los entrenadores llaman a esto "recompensa positiva". Sin embargo, desde la perspectiva de los delfines, es privación de comida. Si el delfín no lo hace bien y el pito no suena, significa que no obtendrá su alimento.




El "Boom" de los delfinarios en México:
México es el tercer país con mayor número de mamíferos marinos cautivos, luego de EEUU y todos los países de Europa Occidental. También es el primer importador y re-exportador de delfines cubanos.
En México existen delfines en cautiverio desde la década de los 70, y en los últimos años la industria se ha desarrollado en forma explosiva, asociada al auge del turismo internacional. Hoy coexisten  los antiguos y maltenidos delfinarios de la empresa Convimar con instalaciones modernas para el "nado con delfines" en las costas de diferentes localidades.
En dos años de investigación, los autores del informe "Delfinarios y Programas de Nado con Delfines en México" recabaron datos que ilustran la realidad del cautiverio de Cetáceos en México. La información, que se extrajo de las visitas a cada uno de los delfinarios, y de documentación oficial y confidencial, revela las precarias condiciones de las albercas de Convimar, la elevada mortalidad de los tristes y crueles espectáculos itinerantes efectuados por esta misma empresa, y la falta de veterinarios permanentes en la mayoría de los trece establecimientos revisados. A la vez se mencionan los grandes fondos recaudados, la ausencia casi total de programas educativos y de investigación aplicada al mejor mantenimiento de los delfines y la falta de estudios poblacionales previos a las capturas.
El SEMARNAP, que otorga los permisos de captura en ese país, hasta ahora ha otorgado permisos sin mayores condiciones. Por lo mismo, en el reporte se aconseja la reestructuración de esta entidad, de modo que ejerza el control de este tipo de instalaciones y que vele por la protección de las poblaciones de mamíferos marinos.


"DELFINARIOS Y PROGRAMAS DE NADO
 CON DELFINES EN MEXICO" Hugo Castello,
Yolanda Alaniz, Cecilia Vega.