Conservación
Situación actual
Viejas Amenazas
Nuevas Amenazas
Cuantas ballenas quedan?
Protección Internacional
Protección en Chile
Legislación Chilena
¿Qué puedo hacer?
Normas de Whalewatching
Áreas Marinas Protegidas
Caza de Ballenas
Convenciones CBI/CITES
Industria del cautiverio
El desconocido BYCATCH
Progr. TURISMO SEGURO
Proyecto ARCHAE
Programa Varamiento
Colabora con Leviathan



SITUACIÓN ACTUAL DE CONSERVACIÓN DE LOS MAMIFEROS MARINOS

Las ballenas, un símbolo universal, enfrentan nuevos y viejos peligros.

Los mamíferos marinos han perfeccionado su forma de vida durante 15 veces más tiempo en su medio ambiente, que lo que hemos hecho nosotros en el nuestro. Han sobrevivido los cambios más dramáticos en la distribución de la corteza terrestre, adaptándose a todos los ambientes acuáticos existentes incluso los ríos de agua dulce. Sin embargo, pese a su éxito evolutivo, su supervivencia depende de la salud del ambiente en que habitan. Las actividades humanas, están introduciendo cambios dramáticos al ambiente marino.

Todos los mamíferos marinos están siendo perjudicados por las actividades humanas.

El supuesto popular es que las ballenas gozan de una protección desde los años ochenta, en un ejemplo de cómo la comunidad internacional puede desarrollar acuerdos que nos benefician a todos, incluyendo las generaciones futuras. Sin embargo, contrariamente a lo que muchas personas creen, las ballenas nunca han dejado de ser cazadas. A pesar del progreso que la mayoría de las naciones han realizado hacia un mayor respeto hacia nuestro medio ambiente, Japón y otras naciones aún las cazan y pretenden abolir la moratoria a la caza comercial.

En un ambiente cada vez más hostil, con menos alimento, con una creciente contaminación, limitación de espacio y tránsito naviero, los cetáceos enfrentan un futuro muy incierto. Parece irracional iniciar además, una explotación económica mediante la caza comercial de animales que biológicamente no lo resistirían. Más aún por parte de naciones que han demostrado falsificar los datos de captura, carecer de transparencia, dañar el prestigio de la actividad científica, sistemáticamente violar tratados y acuerdos internacionales democráticamente establecidos, corromper gobiernos de países pobres y evitar todo tipo de control.

Todos somos en alguna medida, responsables del futuro de los mamíferos marinos porque en el presente estamos ejerciendo una presión en su contra, conciente o involuntariamente. Informarse es el primer paso para cumplir con nuestra responsabilidad ambiental.

La caza de ballenas no es necesaria, es y ha sido siempre corrupta (capitanes informan números falsos, se marcan productos con nombres de especies diferentes a las que contienen, etc), y no es posible de regular. Existe una alternativa económica y moralmente viable, que es la del turismo de observación de cetáceos. Ver sección de Turismo

Los intereses de Japón y Noruega, se han visto frustrados a pesar de sus métodos, únicamente porque la mayor parte de la humanidad quiere vivir en un mundo mejor, con menos corrupción y más respeto entre las personas y el medio ambiente.