Conservación
Situación actual
Viejas Amenazas
Nuevas Amenazas
Cuantas ballenas quedan?
Protección Internacional
Protección en Chile
Legislación Chilena
¿Qué puedo hacer?
Normas de Whalewatching
Áreas Marinas Protegidas
Caza de Ballenas
Convenciones CBI/CITES
Industria del cautiverio
El desconocido BYCATCH
Progr. TURISMO SEGURO
Proyecto ARCHAE
Programa Varamiento
Colabora con Leviathan



VIEJAS AMENAZAS A LA CONSERVACIÓN DE LOS MAMÍFEROS MARINOS

La mayor amenaza a los mamíferos marinos en el pasado, aquel que casi extinguió a varias especies de ballenas, nunca ha desaparecido. Por el contrario, Japón junto a Noruega nunca detuvieron la caza e intentan en cada foro internacional, impedir la creación de medidas de conservación como también levantar las que actualmente rigen en el derecho internacional.

Con la aparición de productos alternativos y no ser ya una necesidad, la caza comercial fue mundialmente abolida en 1982. Sin embargo, Japón y Noruega han seguido cazándolas más allá de sus propias aguas, incluyendo la antártica donde todos los años viola el acuerdo internacional de protección total del área, denominada "Santuario Ballenero Austral". Han convertido su carne en un plato exótico por el cual algunos pagan mucho dinero. No como resultado de una necesidad de aceite como durante la revolución industrial, ni por una necesidad de proteínas como lo fue durante el período siguiente a la segunda guerra mundial, sino para convertir a uno de los símbolos universales de la responsaabilidad ambiental y uno de los animales más desconocidos e interesantes, en una excentricidad.

Su interés por reabrir la caza comercial de ballenas a gran escala, ha sido suficiente para oponerse a la indignación mundial y su propia conciencia al comprar votos de países con gobiernos corruptos, e invertir cuantiosos recursos en investigaciones científicas con evidentes errores metodológicos para proveerse de "argumentos científicos".

Sólo una indignación de la población mundial general, que se traduzca en evitar comprar sus productos, será suficiente para terminar con esta conducta que amenaza no sólo a las ballenas, sino a los peces, árboles, invertebrados, e infinidad de especies de fauna y flora de todo el mundo que está siendo exterminada para satisfacer la excentricidad de un solo país.

Para informarse en detalle de esta amenaza, visite nuestra página Caza de Ballenas.