Conservación
Situación actual
Normas de Whalewatching
Normas de la CBI
Propuesta para Chile
P.M. Fco. Coloane
Áreas Marinas Protegidas
Caza de Ballenas
Convensiones IWC/CITES
Industria del cautiverio
El desconocido BYCATCH
Progr. TURISMO SEGURO
Proyecto ARCHAE
Programa Varamiento
Colabora con Leviathan




PARQUE MARINO FRANCISCO COLOANE, XII REGION
NORMAS DE WHALEWATCHING

Las normas que regulan la actividad de observación de cetáceos en el Parque Nacional Francisco Coloane, han sido desarrolladas considerando principalmente la presencia de ballenas jorobadas.

Sin embargo, la zona presenta una diversidad que incluye también ballenas francasMinke Antártica, y especies de cetáceos menores de alto atractivo como el Delfín austral y la tonina overa conocida como "el panda" de los delfines.

El avistamiento de cetáceos es frecuente en esta zona, que posee condiciones náuticas protegidas y una gran belleza escénica. Es también la primera zona en Chile, en contar con una norma oficial de regulación de las actividades turísticas de observación de cetáceos. Esto se denomina Plan General de Administración (PGA) y ha sido elaborado durante 2005 y comienzo de 2006.


Área Geográfica

Ubicado en la XII Región de Chile, próximo a la ciudad de Punta Arena en el extremo sur de Sudamérica, se encuentra el Parque Nacional Francisco Coloane. Correspondiente a aproximadamente 1503 hectáreas incluyendo a la isla Carlos III y fiordos adjacentes.

Es la primera AMP propiamente tal en aguas Chilenas y su creación se debe principalmente, a la presencia de ballenas jorobadas.

En la imagen derecha, se ha destacado en color celeste la zona marina que ha sido declarada como Area Marina Protegida, y Parque Marino Nacional.


Normas Oficiales
Las siguientes son las normas generales de regulación de las aproximaciones con fines turísticos a las ballenas jorobadas en el Parque Nacional Marino Francisco Coloane. En color, nuestras notas.

  • Las embarcaciones que efectúen actividades de observación en el sector, deberán estar autorizadas por la Autoridad Marítima correspondiente y cumplir con las disposiciones que para efectos de navegación y seguridad marítima se establezcan en las normativas  respectivas y, contar con la asistencia técnica de un guía de turismo calificado.
    Nota: sólo se consideraron embarcaciones pese a que las condiciones geográficas de los fiordos posibilitan el uso de plataformas estáticas las cuales carecen de impacto negativo sobre los cetáceos. Adicionalmente, la zona posee otras especies de cetáceos las cuales requieren también ser incorporadas porque algunas de ellas se aproximan voluntariamente a las embarcaciones. El que no estén reguladas las maniobras de la embarcación ante la presencia de otras especies, las expone a un impacto sin control. ¿Qué pasa fuera del parque? Las regulaciones debieran ser a la actividad y no sólo a la zona, para evitar que las embarcaciones naveguen imprudentemente entre el parque y los puertos, donde las mismas ballenas también se desplazan.
  • La eslora de las embarcaciones que se usen para observar ballenas, deberá estar comprendida entre los 6 y los 20 metros, permitiéndose que sólo un máximo de dos de ellas, realicen actividades de observación en forma simultánea.
    Nota: el que existan embarcaciones simultáneas, sólo inducirá a la competencia de cual de éstas se aproxima más a las ballenas. No existen estudios científicos locales publicados que sustenten esta decisión, como tampoco es congruente con la experiencia internacional.
  • Queda expresamente prohibido efectuar actividades de observación, mediante helicópteros o aeronaves que sobrevuelen el área del Parque Marino.
  • Las embarcaciones que realicen las actividades de observación de ballenas jorobadas, deberán tener las hélices protegidas, con el fin de evitar posibles heridas a los animales durante eventuales encuentros o huída de algunos ejemplares.
    Nota: si se fiscalizan las maniobras de aproximación, no debieran existir traumas físicos. Así, la principal razón de estos accesorios es que disminuyen significativamente el ruido.
  • Queda expresamente prohibido el uso de embarcaciones con hélices de maniobras laterales, del tipo ’thruster’s’.
  • Las embarcaciones que realicen las actividades de observación no podrán estar dotadas de motores de combustión de dos tiempos, para evitar ruidos explosivos, cuyas ondas sonoras se propagan con mayor velocidad en el agua y pueden causar daños acústicos a los animales.
  • Queda expresamente prohibido el uso de embarcaciones unipersonales (motos de agua u otros), para las actividades de observación, asimismo para acercarse a los ejemplares de ballenas jorobadas.
  • Las embarcaciones que efectúen actividades de observación de ejemplares de ballena jorobada, deberán mantener una distancia mínima de 100 metros considerando para ello el animal más próximo a la embarcación, debiendo permanentemente evitar el generar interferencias y consecuencias negativas para los animales que se estén alimentando, en reposo o en tránsito. Nota: el único estudio local sobre formas de acercamiento a cetáceos, demuestra que el mejor método es congruente con la experiencia internacional. Esto es el sistema de doble radio. En consecuencia esta medida no ha sido tomada en base a la información especializada. El modelo de doble radio es necesario para controlar los acercamientos cuando existe más de una embarcación. Ver métodos de doble radio aquí....
  • Las maniobras de acercamiento deberán realizarse desde la parte posterior de los animales y en forma paralela al desplazamiento de éstos, con el propósito de evitar que el ruido del motor cause perturbación en los animales o en el conjunto de su grupo.
    Nota: esto es particularmente negativo. El aproximarse por detrás, es similar a perseguir a las ballenas. Debiera ser por detrás y de costado hasta igual el curso pero a escuadra de los animales para que no constituya una persecución. En algunos países esto es incluso penado con cárcel...
  • En el caso de observarse cualquier cambio en el comportamiento de los animales, o conductas de rechazo como coletazos y/o cambios en el rumbo de nado original, previo al acercamiento de la embarcación, se procederá al abandono del lugar de observación, retirándose de ellos por lo menos a una distancia de 200 metros.
  • Tratándose  de  la observación de individuos con crías, deberán tomarse precauciones especiales en las maniobras de acercamiento, lo que deberá realizarse siempre por el lado de la madre, evitando la ubicación de la embarcación entre ambos animales.
  • La distancia mínima a las hembras con ballenatos, también deberá ser de 100 metros.
  • La velocidad de navegación de las embarcaciones durante las maniobras de acercamiento y abandono, deberán mantenerse constante, sin superar  los 4 nudos, no obstante que en el caso de encontrarse un grupo de animales o manada de ballenas jorobadas, la velocidad de las embarcaciones no debe superar el desplazamiento del animal más lento, evitando realizar cambios repentinos de dirección o curso.
    Nota: es un sin sentido porque de cumplirse esto y el acercamiento por detrás, sería imposible aproximarse a las ballenas. La solución es corregir el curso de aproximación.
  • Durante el tiempo de la observación más directa, la embarcación deberá mantenerse con el motor en marcha y en posición neutra, con el fin de evitar que los cambios de marcha y sus consecuentes ruidos causen disturbios entre los animales, y para mantener la seguridad de los visitantes al área.
  • Al finalizar la observación, el abandono del lugar deberá realizarse en forma lenta y en dirección contraria al desplazamiento de los animales.
  • El tiempo total de observación diaria de los turistas y visitantes en el Parque Marino no deberá superar las cinco (5) horas.
    Nota: el único estudio local que revisa la duración de encuentro indica que 5 horas es demasiado. Debiera ser máximo tres horas en una etapa inicial en tanto se demuestra por estudios independientes, que existe habituación por parte de las ballenas.
  • Durante los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, el tiempo total de observación diaria de los turistas en el Parque, no deberá superar las seis (6) horas.
  • Por su parte, el tiempo de observación de animales por cada embarcación no deberá ser superior a los 30 minutos.
  • Será obligación del patrón de la embarcación contar con la respectiva licencia, otorgada por la autoridad marítima correspondiente y éste será el responsable exclusivo de las maniobras de observación.
  • Será de responsabilidad del patrón de la embarcación, minimizar el ruido a bordo (música, artefactos sonoros y bocinas), antes, durante y después de las actividades de observación de las ballenas jorobadas.
  • Lo anterior sin perjuicio de las responsabilidades que le correspondan a la entidad administradora del Area Marina y Costera Protegida – XII° Región.
  • Los guías de turismo, que desempeñen sus funciones de acuerdo a lo indicado en el numeral segundo de la presente resolución, deberán estar capacitados en el conocimiento del área, como así también en la identificación de las distintas especies de cetáceos y mamíferos acuáticos de la región, y conocer cabalmente las disposiciones contenidas en la presente resolución.
  • Será obligación de los guías de turismo, estar incorporados en los registros que para el efecto llevará el Servicio.
  • La inscripción en el registro antes indicado se entenderá como requisito para el ejercicio de la actividad de guía de turismo con fines de efectuar asistencia, en las acciones de observación de ballenas jorobadas en aguas correspondientes al Parque Marino “Francisco Coloane”, ubicado en el Area Marina Costera Protegida – XII° Región.
  • Se prohíben las actividades de buceo en el área del Parque Marino, con fines de observación turística, siendo la única excepción aquellas acciones establecidas con fines científicos y que se encuentren contempladas entre las acciones del respectivo Plan General de Administración.
  • Se prohíbe arrojar todo tipo de desperdicios o desechos orgánicos dentro del parque.
  • La embarcación deberá llevar en forma visible el afiche publicado por la  Dirección  General del Territorio Marítimo y Marina Mercante relacionado con la prohibición de eliminar todo tipo de desechos al mar, los cuales deberán ser almacenados a bordo y desembarcados en el puerto de origen, con el objeto de  ser destinados al vertedero municipal, o en su defecto, serán dispuestos de acuerdo a la normativa respectiva.
  • Las actividades de observación de ballenas jorobadas en aguas correspondientes al Parque Marino “Francisco Coloane”, ubicado en el Area Marina Costera Protegida – XII° Región, que se efectúen en contravención a la presente norma, de conformidad a lo establecido en el artículo N° 107, serán sancionados de acuerdo a lo dispuesto en el artículo N° 116 de la Ley General de Pesca y Acuicultura.
  • La presente resolución podrá ser impugnada mediante la interposición del recurso de reposición contemplado en el artículo 59 de la Ley 19.880, ante este mismo Servicio y dentro del plazo de 5 días hábiles contados desde la respectiva publicación en el diario oficial, sin perjuicio de la aclaración del acto dispuesta en el artículo 62 del citado cuerpo legal y de las demás acciones y recursos que correspondan de acuerdo con la normativa vigente.

    Nota: pese a la existencia de algunos detalles a considerar, son pocos, en gran parte estas normas son adecuadas,  y es un muy buen comienzo. Felicitamos al equipo de trabajo de la Subsecretaría de Pesca. Si bien las instituciones han sido informadas, aún no ha sido publicado en el Diario Oficial

Normas Propuestas por el CMMR Leviathan en octubre de 2005

Las normas para Francisco Coloane que el CMMR propuso a consideración de la Subsecretaría de Pesca SSP (documento 0405-2) en Octubre de 2005, están basadas en nuestra primera propuesta de regulación (Ver: propuesta de normas de whalewatching) y el documento 03/10-PL2 elaborado por el CMMR Leviathan en combinación con la experiencia de nuestros estudios locales y la consulta a los especialistas más destacados en esta disciplina (Sanino G.P. et al., 2004). Por esto sólo indicaremos algunas notas y diferencias para Fco. Coloane como modificaciones en razón de las características propias de dicha zona. 

La principal diferencia con las normas propuestas para las III y IV regiones, es que en el Parque Nacional Marino Francisco Coloane, por su naturaleza de fiordo, las aguas están confinadas. Esto incide directamente en dos factores a considerar: el sonido no se propaga indefinidamente sino que tiene a ser reflejado por la orografía del fiordo, y el espacio es más limitado por lo que los cetáceos poseen casi exclusivamente la dirección del fiordo ante un eventual intento por evadir a las embarcaciones sin acercarse al borde costero. En aguas abiertas tendrían un número ilimitado de direcciones posibles.

Plataformas de observación: las hay tanto de tierra como de mar, móviles como estáticas. Si bien esto fue descrito con detalle en nuestra propuesta, las normas sólo han considerado a las embarcaciones. Dado que se trata de fiordos, y con una gran belleza escénica en su litoral, es que existen condiciones excelentes para implementar plataformas fijas en el borde costero, sin que sean necesarias embarcaciones y con ello evitar infrinjir cualquier impacto. Distinto es el caso del mar abierto. Se debiera aprovechar más las condiciones geográficas de la zona.

Operadores: la zona de este parque marino ha sido explotada comercialmente mediante whalewatching antes de contar con regulaciones para esta actividad. Actualmente, existe un virtual monopolio empresarial el cual debiera abrirse a otros actores. En este sentido la Dra. A.K. Lescrauwaet, es posiblemente la investigadora con mayor experiencia en el estudio de los cetáceos en dichos fiordos y dado que también es quién ha trabajado en conjunto con las comunidades locales, es en nuestra opinión, la persona indicada para incorporar a nuevos actores y evitar la monopolización del uso de un patrimonio nacional.

Seguridad: Adicionalmente a las normas que propusimos y fueron incorporadas, existe una norma que no fue incorporada y nos parece muy relevante para la seguridad. Los turistas suelen moverse en las embarcaciones intentando acercarse a los animales, tomar fotos, etc. En una embarcación, sería muy peligroso  que los truristas estuvieran de alguna forma sujetos a las sillas. Pero este desplazamiento de personas y su peso, modifica el balance de la embarcación por lo que recomendamos completar hasta un 50% de la dotación máxima de la embarcación, excepto para el caso de embarcaciones policascos como catamaranes y trimaranes que proveen de mayor estabilidad.

Método de Acercamiento: nuestra experiencia en las islas costeras del norte de Chile, incluye el estudio de formas  de acercamento también a ballenas jorobadas. Las formas de de acercamiento que hemos propuesto para dichas islas son un modelo demostrado de funcionalidad. Sin embargo, fueron diseñados en aguas abiertas y no aguas confinadas como las de los fiordos. No se puede considerar un fiordo como igual en condiciones que elmar abierto. En consecuencia, es esperable que el estrés ocurra más en ejemplares en aguas confinadas. Por esto, nuestra propuestta es utilizar el modelo de doble radio pero con magnitudes 50% mayores que en mar abierto. Ver métodos de doble radio aquí...

Embarcaciones: nuestra propuesta es que estas naves no sean mucho mayores que el tamaño corporal de las ballenas, con una eslora máxima de 30 piés. El número de embarcaciones ha sido tácitamente regulado al limitar su tiempo de presencia diaria y el número de éstas en proximidad con las ballenas. Es posible que sea funcional pero consideramos que es de muy difícil fiscalización. Esto ha sido siempre un tema complejo porque el limite por número de embarcaciones tiende al monopolio de la actividad.
En cambio, nuestra propuesta es que el número de embarcaciones autorizadas sea cualquiera en tanto que la suma de sus esloras sea menor a 50 metros y que sólo una pueda acercarse a la vez a las ballenas. Esto permite la modernización de las embarcaciones y mayor fexibilidad en el mercado.

Horarios y duraciones: la actividad turística no debe interrumpir o interferir con las actividades naturales de los cetáceos (dormir, comer, alimentar a sus cría, etc). Todas las normas pueden adaparse conforme los animales se adaptan a la prencia humana, pero es un proceso paulatino que debe ser iniciado bajo un principio de precausión. Se ha determinado que los horarios de alimentación son los más pertinentes para el turismo dado que las ballenas describen menos mobilidad, los botes pueden estar detenidos y el interés por alimentarse es superior al temor que las embarcaciones ejercen. Ciertamente, en horarios de sueño, o alimentación de sus crías no debieran ser perturbadas. Así los estudios de conducta de estos cetáceos debieron haber sido desarrollados antes de implementar actividade turísticas. Recomendamos un máximo de 30% de interacción diaria, para un inicio.

Contribución del CMMR Leviathan e Información complementaria

La contribución del CMMR Leviathan en el proceso de produción de normas para mitigar los efectos negativos del turismo de observación de cetáceos incluye el desarrollo de estudios científicos locales, publicaciones científicas, revisiones bibliográficas internacionales tanto técnicas en aspectos de gestión de recursos naturales como legales y biológicos, propuestas de normas re degulación y documentos técnicos en colaboración con las autoridades administrativas.

Estos documentos pueden ser solicitados al e-mail: research@leviathanchile.org

  • HOYT, E. 2005. “Marine Protected Areas for Whales, Dolphins and Porpoises: A World Handbook for Cetacean Habitat Conservation”. Hoyt, E. Earthscan, London. 512pp.
    G.P. Sanino contribuyó con información referente a Chile.

  • SANINO, G.P. 2005. “Principales Consideraciones para Regular el Turismo de Observación de Cetáceos en la Zona Costera Comprendida por la AMP Francisco Coloane, Chile.” Documento técnico 0405-2 presentado ante la Subsecretaría de Pesca en Abril de 2005. 5pp.

  • SANINO, G.P. 2005.
    "Aeronaves y Cetáceos". Documento técnico 0404-LEV presentado ante la Subsecretaría de Pesca el 19 de Abril de 2005. 4pp.

  • SANINO, G.P., MARTINEZ, S., YAÑEZ, J.L., STOCCO, R., VAN WAEREBEEK, K., HOYT E., FERNANDEZ P., and J.L. ALLENDES. 2004.
    “Propuesta de Revisión y Actualización de las Normas Reguladoras de las Actividades Científicas y Comerciales que se realizan con Cetáceos en Aguas Chilenas.” Documento técnico 03/10-PL2 presentado ante la Subsecretaría de Pesca en Octubre de 2004. 60pp.

  • SANINO, G.P. y YÁÑEZ, J. 2001.
    “Nueva técnica de video identificación y estimación de tamaño poblacional en cetáceos, aplicada en delfines nariz de botella, Tursiops truncatus, de isla Choros, IV Región de Chile”. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural (Chile). 50: 37-63

  • SANINO, G.P. y YÁÑEZ, J. 2001.
    “Estudio de un ejemplar de Globicephala melas, varado en la III Región y revisión de los registros del género para Chile”. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural (Chile) 50:21-36

  • SANINO, G.P. y YÁÑEZ, J. 2000.
    “Efectos del turismo de observación de cetáceos en punta de Choros, IV Región, Chile”. Revista Gestión Ambiental (Chile). 6: 41-53

  • SANINO, G.P., GALÁZ, J. L., YÁÑEZ J.y CAPELLA, J. 1996.
    “Nuevo registro de Ballena Picuda de Cuvier, Ziphius cavirostris, Cuvier 1823 en Chile y revisión de los anteriores". Noticiario Mensual del Museo Nacional de Historia Natural (Chile). 325:33-37