Noticias
Ciencia
Varamientos
Expediciones
Conservación
Chile libre de cautiverio
Tratados Internacionales
Cursos y Seminarios
Comunicados de Prensa
Necesitamos tu donación



NOTICIAS SOBRE TEMAS DE CONSERVACION

En el avance más importante luego de la moratoria a la caza de ballenas, Chile prohibe el cautiverio de cetáceos.

"Se prohibe la captura, internación al país y encierro permanente o temporal respecto de toda clase de cetáceos, para exhibición pública u otros fines asociados a su utilización por parte del hombre, cualquiera sean las características de las instalaciones en que se pretendan mantener." Decreto Exento Nº135 del 18 de enero de 2005.

Antecedentes
Desde el 11 de Noviembre de 1995, existe una veda extractiva por 30 años, de mamíferos marinos. aves y reptiles en Chile. Sin embargo, desde entonces, los cambios en el registro de especies y su nomenclatura taxonómica, hacen necesario actualizar el Decreto Nº225. Además, la posición sustentada por Chile referente al cautiverio de especies marinas, requiere restringir esta actividad.

El Decreto Exento Nº135, recién aprobado, elimina del registro Chileno a la tortuga carey (Eretmochelys imbrincata) y se agregan una especie de ballena, tres de zifios, cinco de delfines y una de pingüino. Actualiza los nombres científicos de dos especies de nutrias y el cachalote enano.

Comercio internacional de mamíferos, reptiles y aves marines en Chile
Con este Decreto, se prohibe la captura para exportación de cetáceos, lobos, tortugas y aves marinos de Chile, complementando a la Resolución Nº1930, de 1999, que en la práctica a su vez impide la importación de estas especies.

Cautiverio en Chile
Las autorizaciones serán sólo dentro de territorio Chileno, siendo posibles sólo con fines de investigación científica, conservación ex-situ, y exhibición pública. Además, las restricciones a estas actividades son tales que previenen el ya tradicional uso de la ciencia y conservación como pretexto para capturar y mantener en cautiverio a estas especies con fines comerciales.

Investigación Científica: los eventuales permisos sólo podrán ser temporales, por lo que la industria del cautiverio no podrá utilizar la excusa de investigación científica para abastecerse y mantener en cautiverio a mamíferos, reptiles y aves marinas.

Conservación ex-situ: sólo casos de especies con problemas de conservación o en peligro de extinción (la mayoría actualmente está en la categoría de insuficientemente conocida o determinada), con programas de reproducción en cautiverio que estén asociados a planes de re-inserción al ambiente silvestre. No resulta económicamente rentable si los animales no pueden ser exhibidos al público, y si son exhibidos, se compromete el éxito de inserción en el ambiente silvestre (ej. por impronta). Así, la industria del cautiverio con fines comerciales difícilmente podrá utilizar a la conservación ex-situ como pretexto para operar.

Exhibición pública (zoológicos, acuarios y similares): las cantidades de individuos serán siempre limitadas, sin poder ser transferidos a otros establecimientos. Así se impedirá el tráfico y/o la creación de un mercado de estas especies.

Finalmente, la letra "D" del Artículo 2, establece que: "se prohibe la captura, internación al país y encierro permanente o temporal respecto de toda clase de cetáceos, para exhibición pública u otros fines asociados a su utilización por parte del hombre, cualquiera sean las características de las instalaciones en que se pretendan mantener."

Declaración del CMMR Leviathan
El CMMR Leviathan, habiendo apoyado técnicamente a la Subsecretaría de Pesca durante el desarrollo del Decreto Exento Nº135, considera que este es el paso más importante en la conservación de los cetáceos desde la moratoria a la caza comercial. La industria del cautiverio había considerado a Chile como una zona potencial de captura de cetáceos, alternativa a las aguas Cubanas y Mexicanas. El CMMR Leviathan evaluó en forma técnica una docena de proyectos que intentaron construir instalaciones con cetáceos en cautiverio, incluyendo casos emblemáticos como el caso "Delphinoterápia de Chile". Dichas evaluaciones, junto al apoyo de organizaciones internacionales lograron impedir su construcción durante cerca de 10 años, manteniendo a Chile sin cetáceos en cautiverio.

El Decreto Nº135, termina definitivamente con esta amenaza en Chile, e incorpora a este país al selecto grupo de naciones que han prohibido el cautiverio de cetáceos. En momentos en que Chile ha bajado recientemente, siete puestos en el ranking mundial de protección ambiental, felicitamos a la Subsecretaría de Pesca por liderar con bases científicas e independencia a las presiones comerciales, el manejo de los mamíferos, tortugas y aves marinas en Chile. Este avance tiene el potencial adicional de promover el desarrollo del whalewatching que tanto puede beneficiar a las comunidades costeras de Chile. El Decreto beneficia no sólo a los cetáceos sino también reconoce el caso de las capturas de pingüinos en Chile, con poblaciones deprimidas, que en los últimos años han abastecido mercados internacionales.

Relevancia
La Subsecretaría de Pesca (SSP) corresponde a la agencia del Estado Chileno, en cargadada de la elaboración de políticas administrativas de los recursos marinos de Chile. El Decreto Exento Nº225 del Ministerio del Economía de 1995.

Desde la promulgación del mencionado decreto, el conocimiento científico ha aumentado significativamente sobre la presencia de mamíferos marinos en aguas Chilenas, particularmente de los Cetáceos. Todas las políticas adminsitrativas oficiales sobre los cetáceos en Chile, hacen referencia a este decreto por lo que es de enorme importancia que esté actualizado. Una de las secciones del Decreto, corresponde al listado de las especies de cetáceos en Chile. Este listado, si bien está confeccionado principalmente por especies, su objetivo no es biólogico sino administrativo. Es decir, pretende  dar cuenta de la diversidad de cetáceos en Chile, según sus particularidades. Por lo que se hace referencia no sólo al nombre cienifico de la especie, sino también a las subespecies existentes en Chile según corresponde.

Las modificaciones incluyen la incorporación de cetáceos que no fueron incluidos en el Decreto original y la adisión nuevas especies. Así, el listado actual reflejará la diversidad de los cetáceos que la actividad científica ha descubierto en los últimos años. El Decreto, establece una veda estractiva por 30, lo cual significa que todo cetáceo en este listado actualizado  es beneficiado por la mencionada protección.

Antes de estas modificaciones, las normas Chilenas sobre mamíferos marinos estaban muy por detrás de la experiencia Argentina y un tanto menos del Perú, siendo una de las más atrasadas de la región. Con las mencionadas modificaciones, Chile se unirá a un selecto grupo de naciones que han incorporado lo último en información científica sobre las ballenas y delfines a sus normativas internas, ahora liderando la región y logrando entonces una protección más efectiva.
Iniciativas como éstas garantizarán no sólo el que podamos hacer estudios científicos de largo término, sino también el que próntamente podamos hacer de Chile, la capital mundial del Turismo de Observación de Cetáceos. Pero en forma regulada, sustentable y segura.


¿Ballena azul sin protección?
Un artículo de El Mostrador, y luego secundado por La Tercera, publicó la presunta intención de la Subsecretaría de Pesca (SSP) por desproteger a la Ballena Azul, acción de la que luego se habría retractado.
La confusión, puede ser atribuible a la complejidad que tiene el tema, y la falta de conocimiento y experiencia de algunas personas entrevistadas, pero es importante aclarar que se trató de una confusión inicial que la prensa aún no ha corregido. Poniendo en peligro medidas que son muy positivas.
La SSP nunca consideró desproteger a la ballena azul, sino por el contrario, quienes conocen de taxonomía pero también de gestión de recursos naturales, pueden facilmente identificar de la lista modificada por la SSP, que su intensión no sólo ha sido el incluir a la ballena azul, sino también hacerlo en todas sus formas al referirse a ella. Esto mediante la referencia a todas las subespecies de ballena azul que han sido registradas en Chile, y excluyendo las formas que no existen en Chile - lo contrario no tendría sentido ni biológico ni administrativo. Cabe notar que la subespecie Balaenoptera musculus musculus está en el hemisferio norte. Así, el excluir a B. musculus musculus del listado, no significa desproteger a la ballena azul, sino sólo el reconocimiento de cuales ballenas azules habitan en Chile y cuales no.
No es medinate el Decreto Nº225 que el Estado Chileno puede contribuir con la conservación de la "forma" o subespecie de ballena azul B. musculus musculus, porque se trata de una norma local. Para hacerlo, la forma adecuada es participando en los foros internacionales como la CBI y CITES.
Así, las actuales modificaciones del Decreto Nº225, han sido en base a información científica actualizada y en conjunto, éstas constituyen un avance histórico que como nación debiéramos felicitar y apoyar como la noticia que realmente importa.

En síntesis:
Al igual que otros, el CMMR Leviathan ha sido parte mediante una permanente contribución con las Autoridades, al producir publicaciones científicas en revistas y congresos especializados, por lo que hemos seguido de cerca este proceso, y con gran entusiasmo podemos informar a sus lectores que es evidente que NUNCA la Subsecretaría de Pesca (SSP) consideró la idea de desproteger a la ballena azul. Muy por el  contrario, el criterio utilizado, ha sido el protegerla en todas las "formas" de ballenas azules que habitan en Chile, y que hasta ahora no habían sido claramente individualizadas en la norma.
Estas "formas" de especies, son lo que los científicos denominamos "subespecies", y al estar todas incluidas en el listado, se está hablando de la especie en su conjunto. Adicionalmente, no tiene utilidad efectiva el proteger con normas Chilenas, una subespecie que no existe en Chile, por lo que el criterio administrativo de la SSP en aumentar la precisión del listado
de cetáceos registrados en Chile, al nivel de subespecie, aumenta la claridad de lo que se está protegiendo y no debiera ser modificado. En este caso, todas las especies y subespecies hasta ahora registradas en aguas chilenas.

Criterio Administrativo
La actividad científica es muy dinámica y por definición constituye un proceso de permanente discusión. Sin embargo, las autoridades gubernamentales, no pueden esperar el término de  cada discusión científica para poder tomar decisiones administrativas. Las autoridades actualizan sus normas en la medida que surgen concensos o nueva información que es relevante para la administración de los recursos de su país.
En este sentido, el criterio si bien es basado en información científica, tiene un propósito administrativo. Para la correcta gestión de los mamíferos marinos de Chile, la Subsecretaría de Pesca debe conocer cuales son los mamíferos marinos que habitan en aguas Chilenas. El Decreto exento Nº225 incluye la lista a la que las Autoridades hacen referencia en las políticas adminsitrativas. Por esta razón es muy importante que esta lista refleje no sólo la diversidad de especies (criterio biológico), sino también de las unidades significativas administrativas, o lo que en ciencia se denomina una ESU (Unidad Evolutiva Significativa). Indistinatemente, pueden ser subespecies o grupos de una especie, pero cuyas características biológicas o amenazas son tales, que requiren ser  administradas de forma especial e independiente a los otros animales.
Por ejemplo, los delfines de Punta de Choros (pod-R), corresponden a la especie Tursiops truncatus, la cual habita en casi todos los mares. Sin embargo, los estudios del CMMR Leviathan, han demostrado que se trata de un clan familiar de delfines constituyendo una ESU, y que requiere de medidas de conservación urgentes aún cuando el resto de la especie presenta un estado de conservación y amenazas muy diferentes a este pod de delfines.
Si se hubiera eliminado a la orca antártica del listado actualizado de cetáceos en Chile, como algunos declararon, estas orcas no habrían sido diferenciadas de las orcas comunes (Orcinus orca), y por tanto tampoco lo habrían hecho las políticas administrativas. Es evidente que las orcas en la antártica presentan un ambiente y amenazas completamente diferentes a las orcas que se distribuyen en las costas continentales de Chile. Diferenciarlas es una necesidad adminsitrativa, y la denominación que la comunidad científica utiliza en la actualidad para las orcas antárticas es Orcinus glacialis. El que la Subpesca haya utilizado  dicha denominación en el decreto Nº225, no sólo es adecuado sino necesario para permitir el desarrollo de políticas administrativas específicas para las pequeñas y desconocidas orcas en antárticas.

Orca Antártica
A comienzos de los años 80as, cazadores de la ex-Unión Soviética, dieron muerte a cerca de 900 orcas en la Antártica en una sóla temporada. Mientras los cuerpos eran procesados en los barcos factorías, las diferencias entre las orcas fueron tan evidentes que incluso dos grupos independientes la clasificaron como una nueva especie de orca. Desde entonces algunos investigadores estadounidenses han estudiado estos reportes y viajado a la Antártica para analizar a las orcas que ahí habitan. El material es tan sólido como sorprendente. Entre éstos, el Dr. Robert Pitman, ha hecho una de las más sólidas contribuciones al conocimeinto de la biología de la orca antártica. El Dr. Pitman es probablemente el investigador con mayor experiencia en avistaje de cetáceos en el mundo. En su contribución presenta evidencias que apuntan a la existencia de al menos tres formas diferenciables de orcas en la Antártica.
Tanto la orca común, Orcinus orca, como la orca antártica, Orcinus glacialis, están presentes en la Antártica pero mientras la primera no se acerca a los hielos, la segunda los penetra y suele romperlo con la cabeza para poder acceder al aire que necesita para respirar.
Pese a que la orca antártica fue descrita hace más de 20 años, y recientemente han sido publicados trabajos científicos sólidos de su existencia y diferencia con respecto a las orcas comunes, algunos investigadores aún la desconocen. La publicación de una nueva especie, siempre provoca controversias, aún cuando se adjuntan evidencias sólidas, debido a intereses que no siempre corresponden al rigor científico. La orca antártica posee variaciones en la coloración forma y ángulo del parche ocular, forma y área de parche dorsal (montura), composición de su dieta, conducta y su tamaño corporal es menor en más de un metro, entre otras diferencias evidentes con la orca común. De no haber incluido a Orcinus glacialis en el listado, habría quedado fuera de esta protección.


Orcinus glacialis (Foto: Dr. Robert L. Pitman)


Orca tipo B en las costas de la Penínzula Antártica (Foto: O. Carlsson)

Formas de Participación
Es inefectivo que la SSP obre sin evaluar información proveniente de científicos nacionales e internacionales. Quienes
trabajan formalmente haciendo ciencia y contribuyendo a la conservación en forma seria, lo hacen desarrollando trabajos científicos e informes técnicos que al igual que el CMMR Leviathan, presentan a las autoridades, sin pretender protaginismos, para que éstas los evalúen internamente y puedan tener aún más información al momento de tomar decisiones. Así, somos varios los científicos tanto nacionales como internacionales que hemos participado en este proceso colaborando con información actualizada, algunos de los cuales también trabajan en universidades nacionales. Es triste que la noticia sea esta polémica artificialmente creada y no el enorme paso que Chile está dando con estas modificaciones.

Calidad de la Fuente
En temas tan técnicos como éstos, es muy importante verificar la calidad de la fuente.
Actualmente, con Internet, es muy fácil crear una imagen y hacer difusión de ésta, pese a carecer de idoneidad académica. En este sentido, independiente de las autodenominaciones, cada vez más se hace necesario que la prensa verifique la calidad de sus entrevistados para entonces informar correctamente a sus lectores.
Ej. verificar lo obvio; los únicos que están capacitados para realizar actividades científicas, son los científicos. Los cuales se caracterizan por haber curzado estudios formales, poseen títulos o grados académicos en ciencias y publicaciones científicas en revistas especializadas en la temática en discusión. Al momento de entrevistar a presuntas ONGs, es bueno verificar si son tal, para no dañar la imagen de las ONG. Para constituir una ONG, se requiere más que un sitio web y campañas autopublicitarias. Las Organizaciones No Gubernamentales, corresponden a agrupaciones civiles legalmente constituidas, que poseen entre otros,  estatutos aprobados, un directorio, registro de inscripción en el Conservador de Comercio, RUT y su constitución es publicada en el Diario Oficial.

¿Cuál es la Noticia?
Pese a declarar una posición pro-conservación, algunas personas han creado una confusión sobre las intenciones y forma de operar de la Subsecretaría de Pesca, expresando incluso que que originalmente consideraba desproteger a la ballena azul. Lamentablemente, esta polémica una vez más distrae la atención de lo que realmente importa y agrede injustamente a una agencia del Estado de Chile justo en el momento en que realiza una de las contribuciones más importantes de los últimos años a la conservación de los mamíferos marinos en Chile.
Debido a esta polémica creada, lamentablemente, la SSP listará a las ballenas azules sólo con el nombre específico Balaenoptera musculus, por lo que el listado ya no reflejará la existencia de dos animales que en la práctica son diferentes.
Ver Declaración de la Subsecretaría de Pesca
Apoyemos las medidas gubernamentales que son positivas para la conservación, sin protagonismos. Finalmente, medidas como la actualización del Decreto Nº225, haciendo referencia a la diversidad biológica con el mayor detalle posible, nos beneficia a todos quienes disfrutamos de la existencia de las ballenas, delfines, y otros mamíferos marinos.